“Voy a luchar a muerte”

Albert Ramos Viñolas es, a estas alturas de la temporada, el líder de victorias sobre tierra batida con 21, una más que Rafael Nadal. La última la consiguió este viernes frente a Lucas Pouille por 6-2, 3-6, 5-7, 6-2, 6-1 en tres horas y 42 minutos para asegurar su presencia en la última semana de Roland Garros, por segundo año consecutivo.

“Empecé jugando muy bien el primer set, quizás en el segundo bajé la intensidad y, como era de esperar, él dio un paso adelante. Las condiciones tan pesadas me favorecían para restar su saque, pero me costaba moverlo, con la potencia que tiene era muy complicado”, señala el catalán sobre un partido al que tuvo que darle la vuelta, cuando cedía dos sets a uno. “A pesar de tener bolas de break en el tercer set y acabar perdiéndolo, he seguido luchando”.

Y esa lucha fue la clave del éxito para acceder a octavos de final y derrotar al favorito local y cabeza de serie No. 16 en París. “Conseguí jugar bastante bien, con mucha energía. Al final del partido él estaba un poco cansado, un poco tocado y yo físicamente de menos a más”, apunta Ramos Viñolas, que encadena ya tres victorias en territorio francés antes de medirse a Novak Djokovic. “Por suerte en Roland Garros he vuelto a encontrar buenas sensaciones”.

El de Mataró se encontrará por cuarta vez en su carrera frente al vigente campeón de Roland Garros. “Nunca he ganado a Djokovic. He jugado en tres ocasiones en Indian Wells, Montecarlo y Copa Davis y no he podido ganarle un set, pero cada partido es una historia diferente”, asegura. “Nunca sabes cómo saldrá. Es verdad que no está arrollando como antes, pero puede ser que yo pague los platos rotos. Voy a estar concentrado en lo mío, a dar el máximo porque creo que si estoy bien físicamente puedo hacer partido a cualquiera”.

Este domingo Albert Ramos tratará de defender los cuartos de final que firmó el pasado curso. Antes de saltar a la pista tiene una consigna clara: “Voy a luchar a muerte”. Pase lo que pase.